martes, 9 de febrero de 2016

Esperando a New Hampshire

Mientras esperamos el cierre de los colegios electorales en New Hampshire, veamos la media de las encuestas. En el bando republicano, Trump lidera con casi más de 15 puntos de ventaja de media sobre Marco Rubio y John Kasich, a los que siguen a corta distancia Ted Cruz y Jeb Bush (cortesía de RealClearPolitics):

Polling Data

PollDateSampleMoETrumpRubioKasichCruzBushChristieFiorinaCarsonSpread
RCP Average2/4 - 2/8----31.214.013.511.811.55.84.82.8Trump +17.2
ARG2/7 - 2/8418 LV5.0331417109831Trump +16
Gravis2/7 - 2/7705 LV3.72815171114653Trump +11
UMass Lowell/7News2/5 - 2/7464 LV5.13413101310543Trump +21
CNN/WMUR2/4 - 2/8362 LV5.2311710147453Trump +14
Emerson2/4 - 2/7686 LV3.43112131116673Trump +15
Monmouth2/4 - 2/6508 LV4.43013141213654Trump +16


En cuanto a los demócratas, Sanders lidera a Clinton por más de trece puntos (otra vez, RealClearPolitics):

Polling Data

PollDateSampleMoESandersClintonSpread
RCP Average2/2 - 2/8----54.541.2Sanders +13.3
ARG2/7 - 2/8409 LV5.05344Sanders +9
UMass Lowell/7News2/5 - 2/7407 LV5.55640Sanders +16
CNN/WMUR2/4 - 2/8363 LV5.16135Sanders +26
Emerson2/4 - 2/7783 LV3.75442Sanders +12
Monmouth2/4 - 2/6502 LV4.45242Sanders +10
Boston Herald/FPU2/2 - 2/6407 LV4.95144Sanders +7

¿Cuáles son los aspectos a tener en cuenta esta noche?

Entre los republicanos:

1) Si Trump conseguirá mantener el voto que predicen las encuestas o si, igual que le ocurrió en Iowa, muchos de sus presuntos seguidores no comparecen a las urnas. Su ventaja es tan elevada que aunque pierda siete puntos, al igual que le ocurrió la semana pasada, le bastaría para ganar. Pero con un 25% de apoyo no basta para ganar las siguientes primarias, porque no va a haber nueve candidatos repartiéndose el voto perpetuamente.

2) Tanto o más interesante que el porcentaje de voto de Trump es responder a la pregunta de quién quedará segundo:

  • ¿Conseguirá John Kasich amortizar los casi seis meses que lleva acampado en New Hampshire? ¿Le apoyarán los republicanos moderados que son la minoría mayoritaria del Partido en el Estado? 
  • ¿Resurgirá Jeb Bush de entre los muertos, a la vista de la división existente entre sus rivales?.
  • ¿Conseguirá Ted Cruz quedar segundo, aprovechándose de la división entre los candidatos del establishment?
  • Y la pregunta del millón: ¿afectará a Marco Rubio su mala actuación en el debate de este fin de semana, en el que Chris Christie consiguió definirlo como un robot incapaz de salirse del guión? La prensa norteamericana, curiosamente, se ha lanzado en masa contra Rubio, cuando hasta ahora le habían tratado con guantes de seda. Contexto del vídeo: Rubio repite una línea contra Obama en dos ocasiones en medio de un ataque contra la mediocre gestión de New Jersey por parte de Christie. Éste responde acusándole de ser un político sin logro alguno, capaz sólo de repetir la misma frase. E increíblemente, Rubio cae en la trampa:



3) Y para acabar, ¿cuantos candidatos quedarán tras New Hampshire? Lo más probable es que entre un tercio y la mitad de los candidatos abandonen en los próximos días (Fiorina, Gilmore y quizá Christie son los candidatos con más números para no continuar).

Entre los demócratas:

1) Cualquier cosa que no sea la victoria de Sanders sería una sorpresa descomunal y un fallo monumental de las encuestas.

2) A lo máximo que puede aspirar Clinton es a minimizar los daños, intentando perder por menos de diez puntos, aprovechando que las primarias demócratas son menos interesantes que las republicanas.

En cualquier caso, Hillary sabe que una vez derrotada en New Hampshire, la campaña se mueve hacia Nevada y Carolina del Sur, Estados con muchas más minorías y menos blancos liberales, un terreno más favorable para ella.

sábado, 6 de febrero de 2016

Las primarias demócratas: un empate es una victoria (para Clinton)

Los caucuses de Iowa no alteraron, en mi opinión, el curso previsto de las primarias demócratas, esto es, la inevitable victoria de Hillary Clinton. Empecemos, una vez más, por los resultados, extraídos de Wikipedia:

Iowa Democratic caucuses, February 1, 2016
CandidateState delegate equivalents (× 100)[6][7][8]Percentage[9]Estimated
pledged delegates[6]
Estimated
superdelegates
Grand total
estimated delegates
Actual
delegates
Hillary Clinton700.59 (70,059)49.85%23629
Bernie Sanders696.82 (69,682)49.65%21021
Martin O'Malley7.61 (761)0.54%000
Uncommitted.46 (46)0.03%022
Other00.0%000
Total:1,406 (140,548)100%4485252

La distribución del voto por condados: en azul las victorias de Clinton, en rojo las de Sanders, en morado los empates.



Y el resultado comparado con las encuestas:

Polling Data

PollDateSampleMoEClintonSandersO'MalleySpread
Final Results------49.849.60.5Clinton +0.2
RCP Average1/21 - 1/31----47.943.94.3Clinton +4.0

Como se puede ver, la victoria de Hillary no pudo ser más ajustada. Ganó por dos décimas (y ni siquiera está claro que lo hiciera en número de votos, porque el Partido Demócrata de Iowa sólo da el número de delegados, no de votantes. Otra muestra de lo arcaicos que resultan los caucuses)

¿Qué significa esto para los candidatos?

1) Hillary Clinton ganó por los pelos, pero ganó. Con eso evitó entrar en una peligrosa dinámica para ella de derrotas frente a Bernie Sanders. Contrariamente a lo que nuestros lectores hayan podido encontrar en la prensa, el resultado de Iowa es bueno para Hillary, porque Iowa es el tercer Estado con más blancos liberales demócratas de Estados Unidos, que es la combinación más favorable posible para Bernie Sanders, cuyo máximo nivel de apoyo se encuentra precisamente entre los blancos liberales demócratas.

Basta con examinar este magnífico cuadro (y artículo) que elaboraron en Fivethirtyeight para entender que Bernie Sanders necesitaba ganar en Iowa:

silver-datalab-bernieland

Los únicos Estados más favorables que Iowa para Bernie Sanders son New Hampshire (donde las encuestas indican que conseguirá una cómoda victoria esta semana entrante) y su propio Estado, Vermont. Pero a partir de allí las siguientes citas electorales son delicadas para el socialista (en Carolina del Sur hay apenas un 19% de blancos liberales demócratas).

2) No quiero negarle el mérito a Bernie Sanders, que consiguió un resultado enormemente meritorio, teniendo en cuenta los notables handicaps de los que parte (edad, posicionamiento ideológico, carácter gruñón). Pero hay un indicio espectacularmente ominoso para él en la encuesta a pie de urna de la NBC para Iowa. Así cómo entre los blancos Hillary ganó apenas 49-46 a Sanders, entre los escasos negros, latinos y asiáticos de Iowa Hillary ganó con claridad: 58 a 34.

¿Qué le ocurrirá a Bernie Sanders cuando lleguemos a Estados con minorías raciales mucho más numerosas que en Iowa y New Hampshire? Pues lo sabremos muy pronto, porque Nevada, con un 25% de latinos en las primarias demócratas y Carolina del Sur, con un 50% de negros en las primarias demócratas, son los siguientes Estados en votar. Y si Sanders no es capaz de mejorar sus resultados con las minorías, será arrollado en esos dos Estados (y en el Supermartes, que viene inmediatamente después).

3) En cuanto al pobre Martin O' Malley, sepultado entre los dos titanes, se vio obligado a retirarse nada más finalizar los caucuses. (Nota: sus escasos seguidores, en segunda instancia, fueron a Bernie Sanders, lo que explica porque el resultado final fue finalmente todavía más ajustado de lo que auguraban las encuestas).

En resumen: diga lo que diga la prensa, los resultados de Iowa fueron buenos para Hillary. Aunque será derrotada en New Hampshire, sospecho que el margen será inferior al que ahora indican las encuestas (unos 17 puntos). Y lo que importa es que ocurrirá después, cuando abandonemos el terreno favorable para Bernie Sanders y nos dirijamos al Sur.

Las primarias republicanas: Iowa aclara las cosas

Los caucuses republicanos del lunes pasado en Iowa aclararon mucho las cosas, a mi juicio:


Primero, los resultados puros y duros, extraídos de Wikipedia:
Iowa Republican caucuses, February 1, 2016
CandidateVotesPercentageProjected
delegate count[25]
Actual
delegates
Ted Cruz51,66627.6%8
Donald Trump45,42724.3%7
Marco Rubio43,16523.1%7
Ben Carson17,3959.3%3
Rand Paul8,4814.5%1
Jeb Bush5,2382.8%1
Carly Fiorina3,4851.9%1
John Kasich3,4741.9%1
Mike Huckabee3,3451.8%1
Chris Christie3,2841.8%0
Rick Santorum1,7831.0%0
Other1190.1%0
Jim Gilmore120.0%0
Uncommitted0
Total:186,874100%3030

La división del voto por condados (en verde, donde ganó Ted Cruz, en azul donde ganó Donald Trump y en rojo donde ganó Marco Rubio):

Iowa Republican Presidential Caucuses Election Results by County, 2016.svg

Aquí, una comparativa entre la media de las últimas encuestas y los resultados reales, cortesía de RealClearPolitics:

Polling Data

PollDateSampleTrumpCruzRubioCarsonPaulBushHuckabeeKasichFiorinaChristieSantorumSpread
Final Results----24.327.623.19.34.52.81.81.91.91.81.0Cruz +3.3
RCP Average1/24 - 1/31--28.623.916.97.74.14.13.12.92.62.41.1Trump +4.7

Y, por último, lo que significan para los candidatos:

1) Ted Cruz consiguió, gracias a una buena organización en el Estado y al apoyo de sus votantes evangélicos, ganar contra pronóstico el caucus y mantener vivas sus esperanzas en una victoria final. Cruz tenía que ganar y ganó. Merece la pena señalar, sin embargo, que esa victoria no le ha supuesto un gran impulso de cara a las primarias de New Hampshire (un Estado de Nueva Inglaterra, en el que el perfil evangélico de Cruz no resulta especialmente apetitoso para sus republicanos, más bien moderados).

2) Donald Trump fracasó claramente, demostrando que no basta con hacer campaña en televisión. La falta de músculo organizativo se paga gravemente en los caucuses. Las primeras encuestas de New Hampshire reflejan un ligero retroceso para él, aunque su ventaja es tan elevada que probablemente todavía ganará el Estado. Sin embargo, mordido a su derecha por Ted Cruz y por el centro -republicano, no en un sentido general- por Marco Rubio, la supuesta autopista que tenía hasta el momento hacia la nominación se ha convertido en un sendero duro e improbable. Si no gana New Hampshire, sus posibilidades se verán reducidas básicamente a 0.

3) En cambio, Marco Rubio salió, a mi juicio, como el gran vencedor de las primarias. Rubio, que en la media de las encuestas el 24 de enero estaba por debajo del 11%, finalmente dobló ese resultado y a punto estuvo de superar a Donald Trump, ganando, además en Des Moines, la capital, lo que revela que es probablemente el candidato más competitivo en los núcleos urbanos, que suelen ser el talón de Aquiles del Partido Republicano.

En los días sucesivos, ha conseguido el apoyo de dos senadores (uno de ellos, Tim Scott, de Carolina del Sur, muy importante) y cinco congresistas, convirtiéndose en el candidato con más apoyo institucional. En las encuestas de New Hampshire ha pasado de estar en quinta posición con menos del 10% a segundo con más del 16% y subiendo, por lo que no es descartable que finalmente consiga superar a Trump.

Hace unas semanas, Rubio explicó que su estrategia era 3-2-1 (es decir, quedar tercero en Iowa, segundo en New Hampshire y primero en Carolina del Sur. La parte "3" del plan ha salido magníficamente bien, la del "2" tiene muy buena pinta, y la del "1", aunque muy difícil, ya no está fuera del reino de lo posible.

4) En cuanto a los demás, sus resultados oscilaron entre lo decepcionante (Carson, Paul) y lo directamente ridículo (Bush y los demás). Rand Paul, Mike Huckabee y Rick Santorum procedieron a retirarse de inmediato o en los días siguientes. Bush, Kasich, Christie (y no digamos ya Fiorina) aspiran a un improbable milagro en New Hampshire, especialmente ahora que Marco Rubio está mordiendo entre sus potenciales votantes.

En suma: empezaron 17, cinco se retiraron antes de Iowa y tres después. Sólo quedan 9, de los que más o menos la mitad se retirarán después de New Hampshire. Y de entre los que queden, únicamente Cruz, Trump y Rubio tienen posibilidades, siendo éste último, a mi juicio, el gran favorito para la victoria final.