jueves, 31 de agosto de 2017

La resistencia republicana

Aunque sin lugar a dudas la actuación del Partido Republicano ha sido, en general, muy decepcionante en todo lo relacionado con Donald Trump, y la gran mayoría de sus líderes han puesto a su partido por encima de su país a la hora de favorecer la elección de un Presidente manifiestamente incompetente, no puede negarse tampoco que quedan focos de resistencia dentro del GOP (más en el campo intelectual que entre los cargos electos, todo hay que decirlo).

Hay dos escuelas de pensamiento en relación con los denominados "Never-Trumpers": numerosos demócratas liberales les exigen una oposición en toda la línea al Presidente, mientras que los más moderados (y más realistas) entienden, con mejor sentido, que no cabe exigirle a los conservadores que dejen de serlo por el hecho de que Trump sea un inútil.

Esto es: hay una serie de leyes y nombramientos que cualquier congresista y Senador republicano apoyarán con independencia de quien sea el Presidente (eso se vio de forma meridiana ante el único éxito real de Trump, que fue el nombramiento de Neil Gorsuch como magistrado del Tribunal Supremo. Gorsuch, sin embargo, era un candidato absolutamente ortodoxo, al que cualquier Presidente republicano en esta época hubiera nombrado, por lo que el apoyo unánime de los Senadores del GOP era lógico).

A esto hay que añadir un hecho que es el reverso negativo de las primarias, del que no se suele hablar: éstas tienden a movilizar a los candidatos más extremos de cada partido, porque es en los extremos donde se encuentran los activistas, la gente que más vota y más apoya económicamente a la organización. De hecho, el terror al que se enfrentan los candidatos republicanos (el GOP se ha radicalizado más en los últimos años con la aparición del movimiento del Tea Party) no es el de ser derrotados por los demócratas en las generales, sino el miedo de no llegar ni siquiera a éstas al perder sus primarias.

Y no hay camino más rápido para perder una confrontación intra-republicana hoy en día que enfrentarse al líder del Partido, que, guste o no, es Donald Trump. No puede ser casualidad que algunos senadores escrupulosamente ortodoxos como Jeff Flake, de Arizona, que pese a haber votado en línea con Trump en todas sus prioridades hasta el momento, ha tenido la osadía de escribir un libro sumamente crítico contra el Presidente, esté perdiendo en las encuestas por entre 15 y 25 puntos con su más que probable contricante en las primarias el año que viene, Kelli Ward, una candidata anti-inmigración y antiaborto que, a su vez, probablemente perderá el escaño frente a la candidatura demócrata, debido a su extremismo (incluso en un Estado más bien republicano como Arizona, que ha votado al candidato conservador en las últimas cinco elecciones presidenciales).

Resultado de imagen de photo mccain flake murkowski collins

La conjunción de estos factores hace que enfrentarse a Trump sea muy peligroso para un político republicano, que corre el riesgo de ver cómo su carrera se va al garete, puesto que el Presidente es todavía popular entre las bases del Partido (más de tres cuartas partes de los votantes republicanos le apoyan a día de hoy).

¿Dónde hallamos la oposición más activa a Trump, por lo tanto? Únicamente en aquellos congresistas en distritos muy demócratas (como Ileana Ros-Lehtinen, que además ha anunciado su retirada para 2018) o en Senadores que no le tienen miedo al ala derecha del partido, porque se han enfrentado a ella en sus Estados y la han derrotado (como Lisa Murkowski en Alaska o John McCain en Arizona, que lo han hecho ya en dos ocasiones: 2010 y 2016) o porque son moderados genuinos (como Susan Collins en Maine). Estos tres últimos fueron los únicos Senadores republicanos que votaron contra la revocación del Obamacare en julio pasado.

Sin embargo, pedirle heroicidades a los demás republicanos no tiene mucho sentido: hay que aplaudir cada esfuerzo que hagan por separarse del Presidente, pero no cabe esperar ningún apoyo a un proceso de destitución hasta que Trump descienda a niveles nixonianos de impopularidad (un 25% a nivel nacional, lo que supondría que en torno a la mitad de los republicanos estaría en contra de su líder). En cualquier caso, hasta que la Cámara de Representantes y el Senado pasen a manos demócratas (cosa que, si Trump sigue haciéndolo tan bien como hasta ahora, es muy posible que ocurra en 2018), no cabe esperar ningún movimiento en ese sentido.

Y lo que desde luego no cabe esperar es que, mientras tanto, congresistas y Senadores conservadores voten en contra de prioridades conservadoras porque Trump sea Presidente: los jueces federales y los Secretarios de los distintos departamentos serán conservadores, cómo lo serían si el Presidente fuera Marco Rubio o Ted Cruz.

martes, 29 de agosto de 2017

Las dos crisis del Partido Republicano

Los primeros seis meses de ejecutoria de Donald Trump en la Casa Blanca no han podido sorprender a nadie que no estuviera familiarizado con la actitud del candidato Trump: un hombre ególatra y narcisista, sin ningún tipo de conocimiento político (y lo que es más grave, sin interés alguno en adquirirlo), incapaz de impulsar iniciativa alguna o de impedir que el Despacho Oval padezca más filtraciones que el Titanic, un mandatario carente de autocontrol y disciplina, inclinado a la pelea a altas horas de la madrugada vía Twitter con líderes extranjeros como el dictador norcoreano (aunque nunca, curiosamente, con Vladimir Putin) o con políticos domésticos (incluidos los dirigentes de su propio partido; Trump siempre ha de ser el único gallo en el gallinero).

Es preciso rechazar, sin embargo, la tendencia a ver a Trump como una anomalía. El Presidente es la cristalización de una deriva autoritaria y antiintelectual que lleva corroyendo al Partido Republicano desde hace muchas décadas. Los hitos de dicha deriva son varios: el mccarthyismo en los 50, la asunción de la causa del Sur racista desde 1964 en adelante, la toma del Partido por la derecha evangélica y anticonocimiento durante los años del reaganismo, y la actuación de Newt Gingrich como Portavoz de la Cámara de Representantes a partir de 1995, con la centralización del poder en su persona y el desmantelamiento de numerosos órganos legislativos de apoyo que daban valiosa información a los congresistas a la hora de legislar.

La derechización del caucus republicano en los últimos veinte años y el terror de los políticos conservadores a sus propios votantes y a ser derrotados en las primarias, unido a la peligrosísima tendencia entre los políticos republicanos a la deslegitimación de los presidentes demócratas legítimamente electos (una tendencia iniciada con Clinton y exacerbada con Obama y su supuesto nacimiento en Kenia) y su abierto abrazo de un liderazgo "fuerte" en la persona del actual Presidente, han creado un caldo de cultivo tóxico en Washington, que pone en peligro los cimientos mismos de la democracia norteamericana al ensalzar el autoritarismo en la Presidencia.

Autoritario es un presidente que destituye al director del FBI por negarse a dejar de investigar las conexiones del entorno presidencial con la dictadura rusa para subvertir las elecciones de 2016. Autoritario es un presidente que perdona al sheriff Arpaio de Arizona, un racista repugnante cuyos momentos más lamentables pueden ser leídos aquí), dejando además la duda de si ejercerá con abandono el perdón presidencial respecto a sus subordinados y sus familiares cuando la investigación sobre su colusión con Rusia vaya a más.

Pero la incuria del Presidente no puede ocultar la incompetencia de los republicanos como partido: a día de hoy no se ha aprobado ni una sola ley de carácter significativo pese a que por primera vez desde 2010 un mismo partido controla Presidencia, Congreso y Senado.

Resultado de imagen de photo trump mcconnell ryan

En ese sentido, el fiasco absoluto de los intentos de revocar el Obamacare son la culminación del proceso antiintelectual al que hacíamos referencia anteriormente: el consenso entre los expertos (extraparlamentarios) en materia sanitaria, a izquierda y derecha, es que la ley republicana (AHCA) era desastrosa, dejando a veinte millones de personas sin seguro médico y subiendo las primas para los que no lo perdieran. Todo ello, a cambio de bajarle un poco los impuestos a los ricos. Congreso y el Senado han sido incapaces de redactar una norma legislativa coherente debido a que de manera creciente el Partido Republicano rechaza a los "expertos", lo que garantiza leyes mal concebidas y mal redactadas.

Hay, pues, dos crisis, interrelacionadas, pero distintas, en el Partido Republicano: una en el poder Ejecutivo, relativa a la corrosión autoritaria que Trump está ejerciendo sobre las instituciones democráticas, y otra, en el poder Legislativo, relativa a la pura y simple incompetencia de Paul Ryan y Mitch McConnell para redactar y aprobar legislación que consiga el voto de la mayoría de sus grupos parlamentarios.

viernes, 20 de enero de 2017

Un salto a la oscuridad

La toma de posesión de Donald Trump como 45º Presidente de los Estados Unidos este viernes culmina un curso político marcado por una palabra: la frivolidad. 

2016 fue un año en el que los votantes actuaron, en líneas generales, con una ligereza aterradora. Quizá los dos momentos paradigmáticos, en ese sentido, fueron el voto británico de salida de la Unión Europea, y la elección de Trump (estoy dispuesto a ver de un modo más caritativo el voto negativo de Colombia al acuerdo de paz con las FARC e incluso el rechazo de los italianos al referéndum de reforma constitucional, aunque en retrospectiva también creo que las dos decisiones fueron erróneas). 

La decisión británica será vista en el futuro como uno de las equivocaciones más garrafales cometidos en la historia de un país que hasta ahora tenía un historial bastante digno en ese terreno (al menos, en comparación con otros). Sin embargo, en esta ocasión, el resbalón es evidente, y motivado por una visión completamente passé acerca de la posición británica en el mundo.

Un número demasiado elevado de votantes británicos tiene todavía una visión imperial de Gran Bretaña, cuando la realidad es que el país carece de importancia en el concierto mundial en solitario. Las amenazas de la primera ministra Theresa May de convertir al Reino Unido en un paraíso fiscal en caso de que el Brexit no le sea favorable demuestran precisamente la perdida de relevancia del país, y la ausencia de talento en la clase política británica actual: su antecesor David Cameron era un frívolo que convocó un referéndum sin tener preparado un plan de contingencia en caso de resultado negativo, mientras que su ¿aliado? Jeremy Corbyn resultó ser un incompetente antieuropeo que conducirá al Partido Laborista a un desastre que dejará pequeño al de 1983, traicionando por el camino el legado europeista del Partido.

Separado de Europa por propia voluntad, el Reino Unido se adentra en la oscuridad. Sus líderes políticos han sido incapaces de combatir las mentiras de los demagogos sobre el dinero que la Unión Europea les robaba a los jubilados, o sobre las hordas de inmigrantes que supuestamente iban a acabar con la buena y vieja Inglaterra.

Quizá hubiera sido demasiado pedir altura de miras al actual liderazgo británico, pero nos hubiéramos conformado con que se hubieran comportado con el viejo cinismo de Humphrey Appleby, dentro de la Unión:

 

La gran catástrofe, sin embargo, quizá el mayor desastre para el mundo desde la toma del poder de cierto canciller con bigotito en Berlín, 1933, es la coronación de Donald Trump.

Ese resultado impensable hasta hace unos meses es fruto una vez más de la frivolidad. De una doble frivolidad en este caso: 

- La de los conservadores norteamericanos, que directamente votaron a Trump (hay que leer para creer la banalidad con la que Stanley Payne admite en su última entrevista en La Vanguardia que votó por Trump "confiado en que si se pasa, le destituirán". Payne es historiador y sabe perfectamente que nunca se ha destituido a un Presidente americano, ni siquiera a Andrew Johnson, cuyo comportamiento entre 1865-1869 le hizo un daño espantoso a la nación. ¿Qué le hace pensar que el Partido Republicano que nominó y votó a Trump le destituirá? Este GOP no tiene nada que ver con el que en 1974 estaba dispuesto a destituir a Nixon). Que los conservadores piensen que un tipo que alardea de su acoso a las mujeres, divorciado en dos ocasiones, encarna de algún modo los valores que ellos supuestamente tienen por importantes, clama al cielo (en el que Trump, por cierto, no cree).

- La de cierta izquierda norteamericana, que indirectamente eligió a Trump al votar a Jill Stein, la candidata verde, o a Gary Johnson, el candidato libertario, sin ninguna posibilidad de victoria, para mandar "un mensaje", o "porque los dos Partidos son iguales"o intoxicados por los servicios secretos rusos, que consiguieron diseminar una multitud de noticias falsas a lo largo de la campaña cuya acumulación ha acabado resultando decisiva para la victoria de Donald Trump. Todos esos tontos útiles van ahora a descubrir las consecuencias de su ligereza en sus propias carnes y lo que es más grave, en las de nuestros hijos.

Desde que se inició su loca carrera a la Presidencia, los comentaristas llevan esperando contra toda esperanza que Trump se vuelva más "presidencial". Eso es imposible, porque Trump es incompetente. Todo indica que el magnate inmobiliario es un hombre espectacularmente falto de preparación para el cargo que va a pasar a ocupar. No tiene la menor idea de los desafíos que supone liderar la nación más importante del mundo, y lo que es más grave, carece de la humildad y el buen juicio para tomar decisiones correctas.

No cabe duda de que su política interior, dirigida a arrebatarle su seguro médico a 20 millones de norteamericanos (incluidos muchos de sus votantes, mintiendo sin ambages sobre su inexistente sustitución), a sojuzgar a las minorías raciales por todos los medios legales y alegales posibles, y, en general, a redistribuir la riqueza desde los pobres a los millonarios que pueblan su Gabinete (el menos variado en muchísimos años: ni un hispano, apenas mujeres, media de edad: 70 años), será un desastre y enfrentará a los norteamericanos entre sí de un modo que no se ha visto desde hace 150 años.

En cuanto a su política exterior, su conducta desde la fecha de las elecciones ha sido característica: abrazando a la Rusia de Putin, alabando el Brexit y afirmando que la OTAN es una estructura obsoleta, amenazando con la asfixia económica de México... En suma, parece evidente que el sueño de todos los dirigentes de Moscú desde 1945 por fin se ha cumplido: un Presidente prorruso (es decir, autoritario y demagogo) y antieuropeo gobernará Estados Unidos en los próximos cuatro años.

¿Y Europa qué tiene que decir al respecto? Nada. Amputada del Reino Unido, a punto de sufrir elecciones en varios de sus Estados miembros en las que fuerzas nacionalistas (Le Pen en Francia, Wilders en Holanda, AfD en Alemania) cuyo objetivo político no es otro que precisamente el de destruir Europa mejorarán sustancialmente sus resultados y exigirán políticas proteccionistas y antiinmigratorias que dañarán a la envejecida y cada vez políticamente más irrelevante Europa. Nos hallamos envueltos en una espiral de autodestrucción. Obnubilados por la amenaza terrorista, que aunque grave, no es ni mucho menos tan grave como la amenaza de la dictadura rusa sobre una Europa desprovista de la protección americana, cada vez parece más evidente que estamos dispuestos a cumplir el adagio de Benjamin Franklin:

"Those who would give up essential Liberty, to purchase a little temporary Safety, deserve neither Liberty nor Safety"

Todos los países de Europa del Este, que deberían saber mejor lo que hacen, se encuentran en una clara deriva autoritaria (en particular, Polonia y Hungría) y reniegan de la Unión Europea sin darse cuenta de que la misma es su única protección frente a un hombre que continúa pensando que la mayor catástrofe del Siglo XX no fue el Holocausto judío y gitano, o el genocidio armenio o camboyano (no digamos ya las hambrunas provocadas en Ucrania por Stalin), sino la disolución pacífica de la Unión Soviética y el fin del sojuzgamiento dictatorial de la propia Europa del Este.

Trump, que no es más que un fanfarrón y un cobarde, como todos los fanfarrones, dejará hacer a Putin en Europa y en Oriente Medio. Dentro de cuatro años lamentaremos su elección. Esperemos que al menos podamos lamentarla, sin que la opresión haya finalmente acabado con la libertad de expresión que hasta ahora ha reinado en Occidente y que Vladimir Putin no tolera en la Rusia que Donald Trump tanto admira.

La única esperanza reside en que los demócratas se mantengan firmes y que algunos pocos republicanos decentes (¿John McCain quizá?) y la prensa (que no ha tenido un desafío similar desde los tiempos del Watergate) hagan su trabajo y salven a Estados Unidos (y al mundo) de los ataques que Donald Trump iniciará a partir de este mediodía, hora de Washington, contra la separación de poderes y contra la democracia.

¿Será Trump el peor Presidente de la historia de Estados Unidos? James Buchanan dejó el listón muy alto en 1861, pero Trump, desde luego, tiene números para acercarse mucho. Paradójicamente, su incompetencia es lo único que quizá pueda salvarnos de las consecuencias de sus evidentes instintos antidemocráticos.